Modo de empleo

[vc_carousel_parent wdo_slides_on_desk="1" wdo_slides_on_tabs="1" wdo_slides_on_mob="1" wdo_slide_loop="false" wdo_auto_play="true" wdo_hover_pause="true" wdo_nav_arrows="true" wdo_slidein_animate="slideInRight" wdo_slideout_animate="slideOutLeft" wdo_slide_margin="0"][vc_carousel_child]

Nº 1

Para preservar todas sus propiedades intactas, los ingredientes de Mano de Santo se reparten en dos sobres. Vierte el contenido del sobre 1 en un vaso grande vacío (el tamaño del recipiente es importante debido al gran poder efervescente de Mano de Santo).

[/vc_carousel_child][vc_carousel_child]

Nº 2

Después vierte el contenido del sobre 2.

[/vc_carousel_child][vc_carousel_child]

Nº 3

Añade un poco de agua (2 dedos, 60 ml) y espera un instante a que se fusionen los ingredientes en forma de efervescencia.

[/vc_carousel_child][vc_carousel_child]

Nº4

Remueva un poco y tómalo antes de que la espuma baje del todo.

[/vc_carousel_child][vc_carousel_child]

Nº5

En cuestión de minutos notarás sus efectos que regulan el metabolismo.

[/vc_carousel_child][vc_carousel_child]

Para conseguir un resultado óptimo toma Mano de Santo antes de que pasen 15 minutos desde la última ingesta de bebidas y alimentos.

[/vc_carousel_child][/vc_carousel_parent]